RECLAME LOS ERRORES DE LA FACTURA DE LA LUZ

4 de July del 2015

La mayor parte de los contadores de luz tienen más de 15 años y aún así las eléctricas no han realizado las revisiones pertinentes de los mismos ni se han realizado las sustituciones necesarias. Al observar que en la factura aparece un consumo en Kilovatios (KW) muy elevado en proporción a los mismos periodos en años anteriores podemos realizar las siguientes comprobaciones:
 
En primer lugar, habrá que comprobar la cantidad real que aparece en el contador al que facilitaran de forma obligatoria el acceso en nuestra comunidad de vecinos. Se puede solicitar la llave de la sala de contadores al presidente o al administrador. Si las lecturas son reales se deben realizar por las compañías cada dos meses, por lo que en caso de que la cantidad no coincida se podría estar ante un error del técnico que hizo la lectura. En ese caso, contactaremos con la compañía para que refacturen de acuerdo a la cantidad real y nos reintegren la parte cobrada de más en la siguiente factura. Si esta cantidad coincide con la que aparece en la factura podemos hacer la prueba de apagar todos los aparatos eléctricos de nuestra casa y comprobar que los Kilova-tios paran de contar, si no es así deberíamos contactar cuanto antes con nuestra compañía para que revise el motivo de este error en el contador. Son habituales los casos de errores en los contadores y se podría estar dando el caso de que se estuviera pagando el consumo de otra vivienda. La compañía, al revisar el contador no puede cobrar por este concepto al consumidor si efectivamente existe un error. Pero si se comprueba y el técnico no ve error, entonces sí pueden cobrar por esta comprobación por lo que es importante primero haber identificado la existencia de tal error en la lectura. Las compañías, que cobran mensualmente los alquileres de los contadores deberían realizar periódicamente estas revisiones y sustituciones en plazo. Aunque en muchos casos estas empresas han incumplido al respecto, sin que se produjera ninguna sanción administrativa. 
 
Otra posibilidad que tiene el consumidor es acudir al departamento de Industria de su Comunidad Autónoma y solicitar una verificación del contador. Pero eso sí, las tasas que por ello hay que pagar rondan los 50 euros (varían según la Comunidad Autónoma). En caso de quela verificación demuestre que existe un error deberemos reclamar el pago de esta tasa a la compañía. En el caso de comprobarse un funcionamiento incorrecto del contador, se procedería a efectuar una facturación complementaria. Si se hubiesen facturado cantidades inferiores a las debidas, la diferencia, a efectos de pago, podrá ser prorrateada en tantas facturas mensuales como meses transcurrieron en el error. El tiempo máximo, tanto del aplazamiento como del período a rectificar, no podrá ser superior a un año. Si se hubiesen facturado cantidades superiores a las debidas deberá devolverse todo lo indebidamente cobrado en la primera facturación. No se pueden fraccionar los importes a devolver. A las cantidades adelantadas se les aplicará el interés legal del dinero vigente en el momento de la refacturación y en el caso de que habiéndose producido un error, si éste fuera de tipo administrativo, los cobros y devoluciones tendrán el mismo tratamiento anterior.
 
En cualquier caso, el consumidor se puede encontrar habitualmente ante dos supuestos principales que hayan producido una facturación más elevada de lo normal: En caso de lecturas reales, el porqué de una factura elevada en relación con un bajo consumo suele ser causada porque la potencia contratada es alta por lo que el aumento en el importe de la factura no se debe a un aumento en la energía consumida sino en el aumento del precio del fijo de la factura. La potencia es un coste fijo, independiente del consumo, por lo que para reducir este importe solo puede modificarse el número de Kilovatios contratados en función de las necesidades. En caso de lecturas estimadas,a razón de una factura elevada en  relación con un bajo consumo suele ser consecuencia de consumos anteriores más elevados que se están utilizando para estimar el consumo actual.
 
Por otra parte, las eléctricas ya han comenzado a sustituir todos los contadores analógicos por otros telemáticos (contadores inteligentes), estos contadores enviarán directamente los datos de consumo a la compañía en cuenta estos contadores estén preparados para la telegestión y la telemedida. Las eléctricas a partir de ese momento no estarán obligadas a soportar los costes de tener que realizar las lecturas bimensuales leyendo contador por contador, por lo que los consumidores deberemos exigir que ese ahorro se traduzca en una bajada en los precios del suministro. 
 
En Montajes Eléctricos Ávila, como empresa deegada de FENIE ENERGIA, le resolvemos todos sus conflictos de forma inmediata, de tal forma que no quedará indefenso